viernes, 29 de septiembre de 2017

Va por Ti México!

Hello People!

Hoy en teoría tocaba que saliera una publicación de Polvo de Estrellas que va más enfocado a cine, música o algún tema que me guste y que nada tenga que ver con el mundo literario… pero decidí darme espacio para desahogarme un poco, darle a esos héroes un pequeño homenaje y reconocimiento, dedicarle unas palabras a mi México que hoy está mal, pero sé que saldrá adelante. Muchas veces no me siento orgullosa decir que soy mexicana y hoy lo soy, pero esta entrada va por todo esto. 

Así que de antemano me disculpo si sueno cursi, o muy sentimental, o muy dramática, o si es demasiado extensa la entrada.

Probablemente muchos sepan del tema y no les afecte, quizá otros ni enterados están, pero muchos ahora estamos mal, que a cualquier cosa estallamos, queremos llorar y nos sentimos vulnerables, temerosos y con incertidumbre, muchos (demasiados) hoy no tienen nada, no tienen nada seguro porque han perdido familiares, sus hogares… México está de luto, y aunque fui afortunada, el dolor, la impotencia me está cargando un gran peso en los hombros y emocionalmente estoy afectada, doy gracias por estar viva, por poder decir en voz alta que mi familia y amistades también lo están, pero hay una sombra que hace que no me sienta a gusto a retomar mi vida, llevar una “normalidad” y andar publicando a diestra y siniestra en redes sociales bobadas o lo que escribo aquí en el blog, si este ha estado en publicaciones normales es debido a que conseguí adelantar algunas lecturas y estaban programadas las entradas, solo la entrada del miércoles, (y obviamente esta) fueron escritas recientemente, pero no he actualizado y apenas pude ponerme a leer un poco, concentrarme y alejarme de todo el estrés que me rodea. Como acabo de publicar en Facebook, me dan ciertos “remordimientos” retomar mi vida, regresar a la rutina, publicar alguna bobada, test, una imagen, o gritar a los cuatro vientos estoy bien, estoy viva y pa’delante sé que decir que hay que darle vuelta a la página y continuar será difícil, porque no se puede olvidar tan fácil.

Quizá mi error fue guardarme las cosas, no compartir nada, estar muda realmente en todas partes, no es, ni era obligatorio llenar las redes con info, imágenes o videos del desastre, ni tampoco que publicara cualquier cosa que estuviera relacionado o no. Como Annie e Iris, Ale, Iratxe, comentaron, cada quien tiene su ritmo, su tiempo, muchos se desahogaron o ayudaron de alguna manera, publicando o poniendo sus manos donde hacían falta o con donaciones, otros al igual que yo se abstuvieron de estar presentes en redes, y aunque yo no profeso ninguna religión mis pensamientos han estado ahí, con todos.

En un principio tenía toda la intensión de escribir un relato, unas líneas contando una historia que me ayudara a soltar todo lo que tengo en estos momentos atorados… y esa era mi intensión, pero una vez que comencé a escribir, me di cuenta que lo que quería era abrir mi corazón y decir cómo me sentí, como me siento, desahogarme y a la vez expresar esa admiración que siento a pesar del dolor que veo.

La naturaleza está brava de este lado del mundo. Huracanes fuertes han azotado y destrozados islas o ciudades a su paso durante semanas, hace un par de semanas México sufrió un sismo fuerte donde Chiapas y Oaxaca hasta el día de hoy llevan más de cuatro mil replicas, hay pueblos destruidos totalmente y sí, quizá suene egoísta, solamente decía: “pobre gente”, aquel 7 de septiembre solo nos llevamos un susto aquí en su casa, pero no pasó a mayores por lo menos en la CDMX… tenía preocupación por algunas amistades de aquella zona, pero al saber que estaban bien, se fue olvidando el susto, un susto que es incrementado por la alarma sísmica que está casi debajo de una de las ventanas y cada vez que suena es una nueva pesadilla. Ya sabíamos todos que el 19 de septiembre habría un simulacro nacional debido al recuerdo del terremoto del 85 que aunque yo era una niña y en esa época no fui consciente de lo que pasó, de la magnitud que tuvo la destrucción de una ciudad, fui ajena a ese dolor, estuve alejada de todo aquello, pero México no dejaba que olvidáramos esa fecha y cada año se recordaba ese día. Aun en casa estábamos ciscados por el sismo del día 7 y yo fui la primera que dijo a donde vamos a ir??? Me niego rotundamente estar en casa a las 11:00 y escuchar la alarma en las alturas (quinto piso) yo voy a estar a nivel de piso, no me importaba saber que fuera solo un simulacro, no me sentía con la fuerza de escuchar la alarma en casa… jamás imaginé que después de regresar a casa, una media hora más tarde, mi estabilidad (emocional) se viera trastocada de esta manera.

Fui… fuimos afortunados, ya que no nos pasó nada. Pero créanme que el simple hecho de escuchar paredes y ventanas crujir, ver como las cosas caían como cascada alrededor de los 4 (mi madre y mis dos hermanos), me asustó, tuve miedo, pero de alguna manera estaba tranquila, los minutos fueron eternos, y todo terminó, pero durante ese tiempo, como siempre lo hago, mi pensamiento fue pedirle a quien me escuchara (no sé si sirva, pero siempre lo hago), pedir por mi familia, amigos y hasta gatitos de que nada malo les pase, siempre por ellos y no por mí.

Durante el temblor, quizá muchos dirán como me podía interesar y enfocar mi atención en eso… estaba tomando una coca-cola en ese momento que inició todo, este cayó de la mesa y estaba destapado, y por lo que fuera me moví ligeramente de mi lugar para levantarlo y cerrarlo pensando que en cuanto me quisiera mover me sería imposible, teniendo ese charco ahí, fueron unos centímetros y me quedé agachada en mi asiento, quizá no sea prudente y muchos dirán que como es posible que no hicimos intento de bajar del edifico, nuca lo hacemos, todo el movimiento lo sentiríamos mientras bajamos por las escaleras. Imprudencia??? No lo sé, es lo más recomendable??? Tampoco lo sé, pero es algo que hemos decido que es más riesgo correr por las escaleras que resguardarnos en casa. Terminó y realmente sentía que estaba tranquila, aunque mi voz me delataba que no era cierto. Cuando aún estaba temblando mi prioridad después de ver que no nos había pasado nada en casa, era comenzar a revisar todo, urgía ir a la cocina y zotehuela debido a que había un gran zumbido y un fuerte olor a gas, mis hermanos no tenían forma de pasar debido a todo lo que se cayó frente a ellos, así que yo dije: yo voy, si puedo pasar. Cuando me enderecé en mi lugar, fue cuando me cayó el veinte que tengo un angelote que me cuida… detrás de mí (a un lado) hay un mueble que en la parte de arriba tiene (tenía) una botella de vidrio llena de piedritas rojas con forma de una botella de coca-cola que pesará entre 10-15 kilos, no lo sé, y terminó exactamente donde yo estaba sentada. Si yo no me hubiera agachado para levantar mi refresco, probablemente esa botella mi hubiera golpeado en la cabeza y me hubiera pasado algo. Sé que no existen los hubiera, y también sé, o mejor dicho, creo que cada uno tiene su tiempo marcado. Como dicen cuando no te toca aunque te pongas no llegará y si era para ti aunque te quites (o algo así es el dicho); pero esos hubiera me afectaron y mi ser tembló y desde ahí estoy muy sensible.

Ver noticias de los rescates, buenas o malas noticias, ver con orgullo a los voluntarios y rescatistas, ver la nobleza de la gente y que sin pensarlo se desprenden de sus cosas, que donan son cosas es que me hacen comprobar que somos más los buenos que los malos, se me hace un nudo en la garganta y alguna lágrima quiere escapar. Quizá también por eso me alejaba y me aislé un poco en general, porque reconozco que a nada quiero mandar a la chi… todo, y al momento siguiente quiero llorar… por eso hoy me animé a escribir y compartir esto, porque tal vez alguien se sienta igual que yo, o quizá me extrañaba que escribiera mis testamentos (jajaja, ok no), creo que era algo que necesitaba y a lo mejor alguien le sirva esto.

Empecé diciendo que a veces no me daba orgullo decir que era mexicana, porque la inseguridad que aqueja el país va en aumento cada día… ya no era extraño escuchar que encontraron cuerpos enterrados clandestinamente o tirados en carreteras, o que un homicidio había sido un ajuste de cuentas, o que mientras alguien estaba cenando en un restaurante este era asaltado, o usar transporte público y unos fulanos subieran a asaltar y quizá hubiera algún fallecido por querer defender sus pertenecías o la de los demás, o que hay personas desaparecidas, o que por abuso del alcohol quedaran en la madrugada cuerpos destrozados en la calle porque iban a alta velocidad en un coche… malas noticias por todas partes se escuchaban. Incluso la nota que sonaba en todas partes era la de la chica (perdón por no recordar su nombre), que en Puebla después de la fiesta y para llegar a casa, pidió un servicio de taxi “seguro”, pero al quedarse dormida (no lo sé con seguridad), el chofer decidió violarla, matarla y tirar su cuerpo en alguna parte… en ese caso tampoco me puse en plan de pobre chica, porque si a esas vamos, los amigos, la propia familia y ella pudieron hacer cosas para impedir que esta bestia le hiciera eso, y no es por justificar a nadie, pero no me cabía en la cabeza que ya estuviéramos tan ajenos, que estamos perdiendo humanidad y muchas veces solo somos espectadores, otros solo abren la boca para quejarse, armar alboroto, pero no hacen nada, pero los peores son aquellos que hacen las cosas y ni remordimientos tienen, matan a personas como si fueran moscas y continúan su vida. Por este México y quizá en muchas partes viven o estan peor, es que estaba perdiendo la fe en las personas.

Hoy me doy cuenta que los malos son menos y hay miles, quizá millones que no les importa quitarse el taco de la boca y llevárselo a alguien que hoy no tiene casa. Que sin importar el cansancio, el dolor, acudieron sin pensarlo a remover escombros para tratar de salvar la vida de alguien que no logró salir a tiempo de su edificio o casa que cayó sobre ellos. No les importa no dormir, las ampollas en pies o manos, el cansancio acumulado, mientras tuvieran la fuerza seguirían cargando cubetas vacías o llenas de escombros, repartir agua y algún bocado a los que están trabajando, de quizá no tener gran cosa en casa y vivir al día y aun así viajaron kilómetros para llevar una caja de pan, un bote de tamales, atole o café, para que pudieran comer los rescatistas y tuvieran las fuerzas y la motivación para seguir adelante en su trabajo. De niños de todas las edades que sacaron su domingo y aunque fuera media bolsa de arroz la llevaron a su escuela para que se la dieran a alguien que no tiene nada ahora. México está lleno de personas que han vaciados sus bolsillos, sus despensas o closets para llevar ropa, juguetes a los albergues o comida, que muchos han arriesgado su vida para rescatar una vida, sin importar si es persona o mascota, que han recogido y llevado a albergues o a sus casas animalitos heridos, desorientados y asustados y están tratando de encontrar a sus dueños, que llevan horas cargando cajas, marcando productos, armando despensas por horas en los centros de acopio, quien ha abierto las puertas de su casa para que usen el baño, o la regadera, quien llevó un trompo de pastor y ofreció tacos a los rescatistas y voluntarios, amas de casa o restaurantes o cafeterías que hacen tortas, sándwiches o comida para que tengan que comer, en los albergues o en las zonas de desastres. Muchísimas empresas, personas donando alimentos o dinero, que se resumen un toneladas de ayuda no solo para los damnificados de este 19 de septiembre, sino para todos aquellos que han perdido todo desde el día 7.

Los héroes como hemos visto, no solo son personas, también tenemos de 4 patas, esos caninos que también se arriesgan, sufren su agotan física y emocionalmente en busca de vida, hoy Frida es la más reconocida, pero también está Evil, Oporto, Titán, Gitano, el Callejerito, Eco, Nala y muchos, muchos más (y ojala me supiera sus nombres) incluso hubo muchísimos que vinieron de tierras lejanas, de esa ayuda internacional que vinieron y siguen trabajando todavía muchos, y darle las gracias a Chile, Japón, España, Canadá, Perú, Honduras, Brasil, Venezuela, Colombia, El Salvador, Perú,  Estados Unidos, Panamá, Ecuador, Israel y no sé si se me ha escapado y no lo he mencionado y ellos han , que han venido con más de veinte caninos (desconozco la cifra).

Solo me han demostrado que México no está solo, que entre mexicanos y extranjeros, México volverá  a estar de pie, que somos fuertes y hay muchas manos luchando por ello.

Hoy solo puedo dar las GRACIAS, gracias a todas las personas que por celulares, redes sociales comparten información, los que están entre escombros trabajando, los que se han arriesgado sin importar nada, que han trabajado horas incansables, donado, empacando, repartiendo… por todo lo que han hecho… porque así como hay quien sin remordimientos se aprovecha, roba, mata, sin miramientos hay muchos más que abren su corazón, ofrecen su fuerza y voluntad por luchar y rescatar a personas que quizá no conocen.

Que si el gobierno, la Marina, Sedena, Televisa, Tvazteca, Carmen Aristegui, han manipulado, controlado, mentido sobre los rescates... que quede a un lado, o por lo menos aquí. Los altos funcionarios valen mad... quién no se estremeció con aquella fotografía que cuando terminó el turno de un marino y era momento de descansar y este lloró desconsolado por haber encontrado madre e hijas fallecidas??? Hay que recordar que los Binomios Caninos, son parte de la Marina, Sedena, Cruz Roja, de la policía y de muchísimas agrupaciones de varios estados de la república, comunidades como la Judía y esas manos (o patitas) vienen de muchas partes... gracias!!!

Lagrimas correrán, algunas de miedo, otras de resignación, de admiración, de coraje, por seres queridos o pérdidas materiales, de cansancio, por no encontrar a sus mascotas que son de la familia. Pero no queda otra que levantar cara, levantarnos de los escombros, sonreírle a la vida y al que está a nuestro lado, porque quizá en un desastre esa persona no dudará sangrar sus manos por sacarte con vida de entre los escombros si fuera necesario. Sé que es difícil seguir adelante, intentar regresar a la normalidad, pero si aquellos que hoy solo tienen lo que de corazón ha dado la gente, todos podemos levantarnos, comenzar de nuevo y celebrar que fuimos afortunados y seguimos vivos. Hoy estamos aquí… mañana nadie sabe si nos topemos con un sinvergüenza que nos puede arrebatar más que un celular o un bolso. México es fuerte, lo ha demostrado y si hemos salido adelante, hoy que vemos que no estamos solos con mayor razón lo haremos.

A ponerle buena cara a la vida, sonríele que pronto ella hará lo mismo con nosotros y podremos dejar esto atrás, comenzar o continuar nuestras vidas. La vida es tan corta y se puede ir en un suspiro y tenemos muchas cosas por descubrir.

Soy de la idea que todo en esta vida, en el universo es pura energía que se mueve, que va y viene… llenemos la tierra de buenos pensamientos, energías positivas y pronto veremos el arcoíris al final del camino. Nos falta quizá mucho camino por recorrer, pero lo conseguiremos. Deja a un lado las críticas, los resentimientos, malas vibras, vive tu vida y se feliz… llora por las pérdidas, desahógate, no te guardes tus miedos, saca todo, siempre encontraras un hombro para desahogarte, alguien que estará ahí para escucharte o leerte, o como en mi caso, escribe, escribe sin parar y saca todo, quizá alguien se sienta identificado y estarás ayudando a alguien sin siquiera darte cuenta y cuando sientas que ese peso abandona tus hombros, ha llegado la hora de celebrar que estamos vivos. Que esta experiencia nos sirva para aprender, valorar, querer y amar al prójimo, disfrutar cada instante. Esto no ha acabado, nos falta mucho y sé que saldremos adelante porque México es fuerte y lleno de personas bondadosas.

Gracias a todos aquellos que de una u otra manera han ayudado y lo seguirán haciendo a su manera. El mundo está lleno de crisis, pero hay demasiados corazones que no están dispuestos a rendirse todavía., Recientemente en Japón, Chile pasaron por un sismo, desconozco que tan fuertes fueron, en el Caribe los han azotado diversos huracanes y hay islas y comunidades casi desaparecidas, En España ha habido atentados, y Puerto Rico en estos momentos hasta donde sé (mientras escribía), sé que están incomunicados, sin luz y necesitan mucha ayuda. Esto no es solo por un país, es por todos, y saldremos adelante, de eso estoy segura, porque detrás de uno siempre hay alguien que está dispuesto a no detenerse.


Si has llegado hasta aquí, gracias por leerme, por entrar en mi corazón y escucharme.



Imágenes tomadas de @Gusgux



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...